martes, 8 de diciembre de 2009

Ópera en el cine, osea, no estás en La Scala

Solo una foto en el día, pero con su complicación. En unos cines de la ciudad ofrecen una función de ópera en directo desde La Scala de Milán (avances de la técnica). El Periódico donde trabajo se empeña en cubrir cosas donde si haces fotos molestas..., pero bueno, yo, como se dice, soy un "mandao".
Hola qué tal, vengo a cubrir este evento, me dejas tirar tres destellos al comienzo de la función?, si, si, no hay problema, (me contesta uno de los responsables de las salas)
Subo hasta la última fila, mientras las luces están encendidas, y me dirijo a la señora que está detrás de mí, mientras me siento en la escalera: voy a estar un minuto y me voy, no voy a permanecer toda la función, (a muy bien, me contesta). Hago una foto mientras la orquesta afina, (afina en La Scala, no en la sala del cine), y un señor me dice: mejor le harías una foto a ese señor que come palomitas, no hay derecho..., hago otra foto y me bajo hasta mitad de la sala para sacar la pantalla más grande, tiro la segunda foto con flash, y espero a que la gente, que sigue entrando, se acomode en su butaca mientras el operador de cabina, (porque estamos en un cine) pasa la coleta de los créditos de la ópera, en esos momentos unos cinco o seis espectadores reclaman al acomodador, que bajen el sonido de la sala, porque les parece que está muy alto...
El director ya está en su sitio, dirige una pieza en plan preámbulo, (el director, Daniel Barenboim, que se encuentra en Italia), hago la tercera foto con flash, (cosa que me jode sobremanera), y un tontolaba, o tonto del haba, como queráis, me dice que deje de hacer fotos con ese dispositivo, (el caso es que lo conocía, y no se si me lo decía en serio o en broma, pero me tocó los cojones...), por qué, porque yo soy el primero que no me gusta usar los destellos del flash en un espectáculo de estas características, pero ya lo he dicho arriba del todo, soy un "mandao"
Bien, pues dos minutos después de comenzar la ópera, me piro, a mi pesar, porque contra lo que pueda parecer, la música clásica me gusta, es más, en la radio del coche suelo llevar sintonizada Radio 2, (Pilar Hidalgo, sufridora- colaboradora, y compañera de reportajes, lo puede corroborar). Me piro, y saco la conclusión de que lo mejor ha sido la botella de vino del Marques de Cáceres que me ha ofrecido uno de los comerciales de la bodega, y que me comenta que en los descansos los señores espactadores podrán disfrutar de un reserva de 2004.
Bajo las escaleras mecánicas del centro comercial, no del Teatro de La Scala, y me congratulo de no haber dado este tipo de funciones en mi empleo multifunción de los difuntos y queridos Golem...
Todo esto que os he narrado sucedió en escasos seis minutos y medio.
Ah, y otro espectador se quejaba de que la fila para sacar las entradas de la ópera, se compartía con las de las pélis...

Jonás Sáinz nos cuenta en Diario La Rioja su visión del evento.


5 comentarios:

CRIS dijo...

Tienes que escribir un libro con todas tus historietas... MUAK

TO+ dijo...

Fotos en las que molesta todo y somos conscientes (subida del espejo, el obturador, bajada del espejo, destello de flash...) Pero tenemos que llevar una foto para la página...También nos molesta la gente que nos dice como tenemos que hacer el trabajo, y la que nos dice que no tenemos que hacerlo... Vamos, un mundo de locos. Pero ahí estamos.
Un abrazo, silencioso (de momento).

justo rodríguez dijo...

Cris, y tu me lo comercializas...

Tomás, pero ahí estamos, tu lo has dicho... Otro abrazo hasta que te lo pueda dar de verdad...

Savage dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Good dispatch and this mail helped me alot in my college assignement. Thanks you as your information.